Mejore el Comercio: ¡sea feliz!

Mayo
Como propietario, siempre buscará cómo potenciar la productividad de los trabajadores. Muchos descubrieron en los últimos años, a través de prueba y error, lo que hoy los especialistas llaman la “pirámide de Maslow", que es ni más ni menos que hacer del espacio un lugar feliz.
Mejore el Comercio: ¡sea feliz!
El psicólogo estadounidense Abraham Maslow estableció que un colaborador feliz es aquel que logra sentirse pleno cuando experimenta un compromiso total con su trabajo.

Pero para llegar a eso, debe tener cubierta su "jerarquía de necesidades". Las más básicas son las de alimentarse, refugiarse y sentirse seguro; mientras que las de un nivel más social implican aquellas que le hacen sentirse socialmente aceptado y reforzar su autoestima.

Sin darse cuenta, podría ya haber comenzado el camino para contar con un ambiente feliz, que contagie a sus clientes predisposición y fidelidad.

La comida y el refugio (o ambiente) son temas delicados, tanto para el trabajador como para el empleador. La realidad indica que estar bien alimentados y beber suficiente líquido produce una sensación de bienestar, así como el ambiente físico de trabajo.

Son conocidos los casos de Facebook y Google, que a la hora de las pausas de almuerzo o refrigerio, ofrecen menús calientes, postres y bebidas sin costo. ¿El motivo? Retener al empleado no sólo en su puesto, sino en el trabajo mismo. Estiman que esto genera un principio de reciprocidad tal que logran que el trabajador, sienta hacer algo a cambio.

En Argentina estos beneficios se dan del lado de la bebida (no del alimento). En muchas empresas y Comercios hay puestos de agua, café o agua caliente para infusiones.

En el caso del refugio laboral, varios negocios avanzaron en el concepto de diseño de interiores. Hoy se busca diseñar un lugar de trabajo que cumpla sus funciones principales; que son las de ser útil a los fines que le son asignados y que a su vez, despierte efectos emocionales sobre los clientes y empleados.

Respecto a la seguridad, es prioritario cumplir las reglamentaciones sobre seguridad laboral no sólo establecidas, sino que además brinde la certeza necesaria al empleado de que está en una zona de confort.

Decidir la ambientación del local tiene un doble papel: como hogar de lo que se vende y como transmisor de la identidad que se intenta darle a la marca. El refugio seguro, en dos palabras.

Las sociales

Agrega Maslow que el trabajador necesita sentirse socialmente aceptado y adquirir autoestima para progresar hacia la “auto actualización", que es un compromiso total con su trabajo y lo vuelve pleno.

¿Cómo se puede lograr? Con actividades que vayan desde el juego interno, un almuerzo de trabajo o distintos eventos. Todos ellos pueden servir como parte de este viaje vocacional.

Ya es común escuchar los viernes de asado, un encuentro para escalar paredes, paseos en bus para juntos conocer la ciudad e incluso premios especiales cuando el colaborador llega a una meta determinada de objetivos.

Son todas formas que buscan mantener el ánimo alto del personal, sacándolo de la zona de confort para fomentar la creatividad.

Si bien muchos comerciantes no prestan suficiente atención a la satisfacción de los empleados desde el principio, pueden comenzar a fomentar Colaboradores felices con simples acciones adicionales (organizar una fiesta; o realizar algo más elaborado como  crear un sistema de descuentos o de beneficio).

Festejar cumpleaños, aniversarios o logros y reconocerlos públicamente por sus valiosas contribuciones marcará la diferencia.

4 Comentarios

Naranja Doble.Clik silvana

Hola compartimos el concepto...buenisima la nota.Gracias

Naranja Doble.Clik Tarjeta Naranja

Hola Silvana! Genial que te haya gustado la nota! Un abrazo! Ángeles C. | Tarjeta Naranja.

Naranja Doble.Clik mutual universitaria

Gracias Tarjeta Naranja por compartirlo

Naranja Doble.Clik Tarjeta Naranja

Hola Mutual Universitaria! Nos alegra que te haya gustado la publicación. Hasta cualquier momento! Gabriel G. | Tarjeta Naranja.

Contanos tu opinón